Archive for the ‘Escritura’ Category

Au lecteur: Otra más de repechaje textual. En esta ocasión, uno de los pocos cuentos cortos que he escrito por puro gusto [no soy muy prolífico, la verdad]. Éste data de abril del 2006, y ha sufrido poquísimas modificaciones con el paso del tiempo. Sólo para variar un poco el contenido, un poco de ficción. […]


Nunca me he reconocido como escritor de ficción. Para eso, se necesita escribir (thanks, Captain Obvious!) y publicar con cierta constancia. Yo, a lo sumo, tengo cuatro cuentos completos (dos premiados y dos inéditos) y un par de fallidos/abortados: un buen balance pero nada prolífico. Descubrí mi gusto por los relatos cortos cuando iniciaba la […]


El buen Ing. Cardioide tuvo a bien dedicarme una calavera en su blog. N’ombre, se acaba de ganar un lugar privilegiado en el inframundo. Se las comparto, nomás pa’ que calen el talento literario del joven. Al Centro Social de la UDLA Pepe llegaba para comenzar a trabajar y justo antes de twittear la Parca […]


Me pagan por hacer el segundo trabajo más pretencioso del mundo: ser corrector de estilo. Sí, es encantador que me den dinero por hacerle ver a otra persona qué es lo que hace mal. No es la primera vez que desempeño la labor. Debuté hace un par de años como becario de una revista académica […]


“Estaría bien que alguien escribiera un libro sobre filosofía-ficción, o algo así, acerca del sentido de la vida de una ballena, desde el punto de vista de una ballena, intentando imaginar la realidad de sus pensamientos (que los ha de tener y bien profundos). ¿Qué sentido del tiempo les mueve? ¿Qué sienten cuando se relacionan […]


Vino y violeta

18Jun08

“El cielo parece sangrar sobre el mar. Una poderosa cascada, torrente sanguíneo de nebulosa consistencia, que se vierte en el agua y se revuelve con las olas. Un atardecer ígneo, fulgurante. Las huellas de ambos, líneas diametralmente opuestas que se acercan hasta fusionarse en un mismo vértice. Sus ojos, sus bocas, sus almas frente a […]


Soy adicto a las revistas. Tanto o más que a los libros. Aunque normalmente me duele el codo comprarlas, porque a) puedo leerlas en Internet; b) no las guardo, así que quedan condenadas al olvido después de unos meses: y c) en comparación con un libro, las considero costosas. Una de mis primeras proyecciones de […]